Cómo trabajamos

Cooperante española sentada con unos niños asiáticos en mesas de un colegio

 

La Cooperación Española está firmemente comprometida con la mejora del impacto de su actuación y al mismo tiempo con la construcción y fortalecimiento de un perfil propio que le distinga de otros donantes.

Para ello, no sólo está introduciendo algunos aspectos novedosos que la sitúan en el camino de una cooperación moderna que responda más eficazmente a los desafíos del desarrollo, siguiendo los pasos de otros donantes de nuestro entorno, sino que además, debe realizar una apuesta decidida por aspectos apenas abordados hasta ahora como la introducción de una cultura de aprendizaje y la gestión del conocimiento, la transparencia y la rendición de cuentas. El avance en estos ámbitos permitirá ir teniendo evidencias que mejoren la toma de decisiones estratégicas y el proceso de planificación avanzando hacia una gestión orientada a resultados del desarrollo. Todo ello sentará las bases institucionales para asegurar el sostenimiento de la agenda de eficacia y calidad y la ampliación continua de su alcance, siendo un medio complementario para incrementar la eficacia de la ayuda, el principio de coherencia de políticas para el desarrollo (CPD) que pretende precisamente generar sinergias entre las políticas más allá de la cooperación y los objetivos de desarrollo.

A continuación, en este bloque se describen más en detalle estos aspectos.